kishin

Nuestras instalaciones

Sabemos que la gente busca el Aikido por diversas razones. Algunos quieren mejorar su condición física, su coordinación y flexibilidad. Otros quieren encontrar un equilibrio espiritual y físico. Otros buscan una práctica marcial que incluya el manejo de armas. Otros desean aprender lo que vieron en alguna película. Otros buscan acercarse a una expresión estética diferente. En el Dojo Kishinkai de Aikido, todas y todos, sin importar su edad, interés o condición física, son bienvenidos.

No existe un mal momento para empezar. Solamente debes tener un espíritu abierto y un gran deseo por trabajar duro. Tu estado físico mejorará, generalmente de manera espectacular, durante los primeros meses, sin embargo pronto descubrirás que el Aikido no se trata de fuerza o condición. No se trata de aprender a ganar.

Personas de todas las condiciones, edades y experiencia aprenden juntas y eso genera una atmósfera de cooperación que poco a poco cala en la vida diaria. Después de un tiempo descubrirás que lo más importante es practicar.

El Aikido es un camino de largo recorrido. No esperes ser un experto de un día para otro. Te invitamos a practicar durante un mes antes de inscribirte. Una vez que decidas comenzar, te sugerimos entrenar al menos tres meses para sentirte cómodo con lo básico. Cuanto más entrenas, más rápido ganarás aptitud, conocimiento y confianza. Los nuevos estudiantes deben planear acudir, como mínimo a dos clases por semana, para avanzar.

Durante todas las sesiones hacemos movimientos básicos y los combinamos con algunas técnicas más elaboradas. De esta manera los principiantes son bienvenidos en cualquier momento. Si el Aikido te parece difícil al principio, está bien, es precisamente uno de sus atractivos pues siempre hay un nuevo desafío. Incluso quienes llevan muchos años asistiendo al Dojo encuentran algo que aprender día a día y mejorar en cada entrenamiento.

Una cosa importante para recordar cuando entres al tatami es que los movimientos no son la única lección que hay que aprender. El compromiso y la alegría que traes a la práctica, son muy importantes. Entrenamos con un compañero con el fin de aprender a sentir y responder a su energía. El respeto hacia tus maestros, tus compañeros y hacia ti mismo, son fundamentales. Aprendes a cuidarte, a cuidar a los demás y a tu entorno.

¡Bienvenido al Dojo Kishinkai!

Nuestro Dojo dispone de un tatami de 60m2 perfecto para la práctica del Aikido y el Kenjutsu. Además está inspirado en un ambiente oriental que invita a una práctica relajada y seria.

 IMG_4045 (1)

Nuestro espacio es privado, exclusivo para la práctica de nuestro grupo, con lo que el Dojo está pensado para cubrir nuestras necesidades

image (9)
Los Bokken descansan en su atril